Predica la Palabra… ¡Cumple tu ministerio!

(2 Timoteo 4:1-5)

Miguel MuñozEquipandoLíderes.com

INTRODUCCIÓN:  Cada líder espiritual debería tener una clara comprensión de su responsabilidad ministerial.  El día que yo entendí esto, inmediatamente me dediqué a buscar entender la misión que Dios me estaba encomendando.  Por eso es que mis familiares y amigos me han escuchado decir que ya he escogido el epitafio que quiero que se escriba en mi tumba, si es que el Señor mismo no viene por Su iglesia antes.  Cada vez que estudio el pasaje que hoy nos corresponde, mi corazón late aceleradamente, estimulándome y exhortándome a cumplir esa misión.  Y es que 2 Ti 4:1-5 trata precisamente de eso, de los estímulos y de las exhortaciones relacionadas con la predicación de la Palabra de Dios en fiel cumplimiento de nuestro ministerio.

(Leamos ya 2 Ti 4:1-2…)

I.           Cristo como testigo estimula nuestro ministerio de predicación.  (4:1-2)

A.   Ante Él, solemnemente reafirmemos nuestro compromiso de predicar la Palabra de Dios.  (1)

1.    Pablo apela a la presencia de nuestro Dios y Señor Jesucristo, y al juicio que proseguirá a la segunda venida de Cristo, como las razones por las cuales Timoteo recibe esta enfática exhortación final.

2.    “te encarezco” es un encargo o testimonio bajo juramento solemne, como el que se hace delante de un juicio.  Es un “cara a cara”, no con el apóstol, sino con el Cristo que ya viene.  Así que Jesucristo es testigo tanto de lo que Pablo va a decir, como de lo que Timoteo habrá de responder. ¿Sabías tú que tu ministerio está encarado de la misma manera?

3.    Todos los seres humanos se enfrentarán con ese juicio, así que es urgente llevarles el Evangelio hoy mismo.

4.    La inminente venida de Cristo y su gobierno sobre todas las naciones conmoverán a Timoteo a honrar la voluntad de Dios según este encargo.  De la misma manera nuestros conocimientos sobre los eventos futuros que la Biblia predice deberían impactar nuestras vidas desde ahora, y no solo tomarlos como temas para satisfacer nuestra curiosidad.

B.   Pablo da a Timoteo cinco exhortaciones relacionadas con predicar la sana doctrina (2)

1.    Predicar la Palabra:  Proclamar, dar a conocer, anunciar como un mensajero.  Tiene la idea de proclamar con la meta de persuadir, urgir, advertir sobre la obediencia.  ¡Esta es la principal ocupación del pastorado!  Todo lo demás se desprende de esta.  “Hagamos lo que es eficaz, hagamos lo que es eficiente; ante todo, hagamos lo que es bíblico.”

2.    Instar:  La idea es “hacerse presente”, estando listo y activo para ejercer su puesto de predicador y cumplir entonces su deber cada vez que se requiera, venciendo los temores personales y sin importar que no sea agradable al oído de quienes se oponen.

3.    Redargüir:  Señalar el error, convenciendo y restaurando.  Implica que el pastor debe conocer a sus ovejas:  sus necesidades, sus problemas, sus debilidades, sus intereses, y corregirlos si están lidiando de una manera errónea.

4.    Reprender:  Se trata de un reproche firme a aquellos que persisten en pecar, lo reconozcan o no.  Recuerda a los profetas, como Jer., que aunque Dios mismo los previno de que la gente no les haría caso, igual les mandó predicar.

5.    Exhortar:  Esta es la “envoltura” final de la predicación, que confirma la meta original de la predicación:  la exhortación es para infundir ánimo, para consolar y confortar; no para destruir, sino para edificar.  Reprender y alentar deben ir juntos en la labor del pastor, Cf. “firmeza en el asunto, suavidad en las maneras”.  ¡Alentemos a los que hacen bien!

6.    Estas cinco responsabilidades pastorales deben cumplirse…

a)    Con paciencia, pues es necesaria especialmente con aquellos que necesitan corrección, o con los que están acostumbrados a escuchar las mentiras o las enseñanzas livianas de los falsos maestros.

b)    Con una instrucción íntegra y seria.  El 3:16 nos enseña que la predicación de la Palabra es lo que Dios usa para traer convicción, confesión de pecado, y madurez en la vida de los creyentes.  Los testimonios, las ilustraciones, etc. sirven para ilustrar la doctrina, no para sustituir la enseñanza de la misma.  Muchos, en lugar de ilustrar la doctrina, lo que hacen es tratar de justificar con las Escrituras sus propias experiencias, liviandades o falsedades.

 (Avancemos ahora a 2 Ti 4:3-4…)

II.         La necesidad de la gente estimula nuestro ministerio de predicación. (4:3-4)

A.     Que algunos no quieran escuchar la verdad debería estimularnos a ser fieles en la predicación.

1.    El “porque” del v.3 introduce el por qué son relevantes las 5 exhortaciones anteriores que Pablo ha hecho a Timoteo:

2.    por nuestra naturaleza carnal, los humanos tenemos la tendencia a preferir escuchar (“comezón de oír”) sólo lo que nos agrada, y hasta deliberadamente preferimos los mitos en lugar de la verdad.

B.   Nos pasamos de ingenuos, y hasta de irresponsables, si los pastores creemos que nuestras ovejitas no están expuestas a enseñanzas impuras o falsas.  Por eso insistimos, no te canses de enseñar doctrina.

 (2 Ti 4:5…)

III.       ¡Cumplamos de todo corazón nuestro ministerio de predicación! (4:5)

A.     Sobriedad

1.    “Pero tú” es muy enfático… es una exhortación directa para que los pastores nos distingamos con la verdad, separados de las enseñanzas vanas.

2.    “sé sobrio”, aunque la moda, aunque la mayoría, aunque la presión del momento exijan algo contrario a la clara predicación de la Palabra, el líder espiritual debe distinguirse por ser y mantenerse estable, aunque los demás estén emborrachados con las enseñanzas vanidosas o livianas.

B.   Soportar

1.    Ya aprendimos en 2:9 que “Soportar” no es resignación ni pasividad, sino perseverancia en lo encomendado. 

2.    Toda la carta nos hace notar que la clara enseñanza de la doctrina implica salirnos de la comodidad en que pudiéramos encontrarnos y estar dispuestos a ser fieles aún a costa de padecimientos.  Para esto tenemos que ser muy valientes, tanto para enfrentar los conflictos internos como los externos.

C.   Evangelizar

1.    No está muy claro si Timoteo tenía el don del evangelismo.  Pero esta exhortación pone en evidencia que sí tenía la responsabilidad de evangelizar.  Todo líder cristiano, aunque no tenga el don de evangelismo debe relacionarse con los no-creyentes, llegar a conocerlos, mostrar su vida y sus relaciones ante ellos, orar porque ellos lleguen a tener sed espiritual, y todo esto para aprovechar la oportunidad de evangelizarlos y predicarles la sana doctrina.

D.   Cumplir apasionadamente

1.    “cumple tu ministerio” – El ministerio es una respuesta voluntaria al llamado de Dios.  Por eso esta exhortación implica cumplir con la responsabilidad pastoral de todo corazón.

2.    Esta exhortación es el eco de 1:6, “aviva el fuego”. Timoteo necesitaba renovar el uso de su don espiritual de pastor-maestro.  La oposición al ministerio siempre estará presente.  El compromiso ministerial debe ser reafirmado constantemente, pues de lo contrario queda el riesgo de ceder a la cobardía y acarrear vergüenza.

 (…)

CONCLUSIÓN:  Si Cristo es nuestro testigo de lo que predicamos, y si la Palabra misma de Dios es la respuesta ante la falsa doctrina; pues entonces debemos ser unos apasionados de la predicación.

05/08/2005  TodasLasNaciones.org 03/03/2006